Pico espeluznante de las Dracónidas.

Grupo de Meteoros de la SMA. Observación en colaboración con el Observatorio Astronómico del Torcal, 8 de octubre de 2011.

Este año el Drago celeste puede echar fuego por la boca. En la noche del sábado 8 de octubre entre las 9 y las 12 de la noche podremos presenciar posiblemente uno de los espectáculos más bonitos que de vez en cuando nos ofrece el cielo: una tormenta de meteoros, las llamadas Dracónidas, procedentes en apariencia, observadas desde la Tierra, como si vinieran de la constelación del Dragón.

El Dragón o Drago es una constelación circumpular que en el hemisferio norte la tenemos bien visible sobre nuestras cabezas en octubre, a unos 15º del cenit hacia el norte, por tanto visible en muy buenas condiciones desde el atardecer hasta las 12 de la noche (hora local). Justamente el periodo de tiempo en el que los expertos anuncian que se producirá un pico de la actividad muy elevado.

Entre las 9 de la noche y las 12 de la noche (19h y 22h TU) la Tierra atravesará varios filamentos de partículas emitidos por el cometa 21P/Giacobini-Zinner durante varios pasos por el perihelio que realizó durante el siglo XIX. Este cometa es de gran interés por ser un objeto periódico (completa su órbita cada 6.62 años) y poseer una composición química peculiar, aparentemente rica en materia orgánica.

Este cometa produce la lluvia de meteoros de las Dracónidas que no destaca ni es conocida por una gran actividad anual pero revela de vez en cuando un comportamiento bastante irregular. Sin embargo, algunos años las Dracónidas nos sorprenden con aumentos en su tasa de meteoros proporcionando impresionantes lluvias de meteoros. En el 1933 tuvo un pico de actividad de unos 6.000 meteoros por hora, más tarde en 1946 también de varios miles por hora. Desde entonces, cada cierto tiempo, el rastro de partículas dejado por el 21P/Giacobini-Zinner nos brinda la oportunidad de observar estas peculiares lluvias de meteoros fuera de la común actividad de las Dracónidas. Este año las condiciones son ideales para no perder la oportunidad de verlas desde España.

Desde la Sociedad Malagueña de Astronomía los miembros del Grupo de Meteoros no nos vamos a perder este espectáculo, observándola desde uno de los lugares más privilegiados que tenemos en la provincia de Málaga: el Torcal de Antequera, en colaboración con el Observatorio Astronómico del Torcal.

Las partículas mayores producirán espectaculares bolas de fuego dotadas de bellas tonalidades y con explosiones finales. La mayoría de las partículas de varias micras a centímetros de diámetro entrarán en la atmósfera terrestre a una velocidad de unos 20 km/s, aproximadamente a 72.000 Km/h. El radiante se encuentra en AR 17h 28m, Dec. +54º.

Para conocer más sobre esta lluvia remitimos a la web de la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos (SPMN): http://www.spmn.uji.es/ESP/noveda91.html

draconidas

 

A %d blogueros les gusta esto: