¿OVNI avistado desde Andalucía?

Antes de que el lector siga leyendo, se le anima a que advierta los signos de interrogación del titular. Porque el caso concreto que se relatará a continuación ilustra cómo un fenómeno visual transitorio puede ser confundido con un platillo volante por personas de imaginación viva.

Se trata de un suceso nada infrecuente entre las inspecciones que cada noche realizan las estaciones de la Red de Seguimiento de Bólidos y Meteoros de la Sociedad Malagueña de astronomía (SMA). En un momento dado, la cámara de vídeo programada como detector de presencia se pone a grabar ya que algo muy luminoso ha irrumpido en el campo. En el vídeo de abajo, tomado desde la estación del Observatorio del torcal (OAT), se aprecia cómo un punto del cuadrante superior derecho se hace más brillante, disminuye rápidamente en luminosidad y desaparece. (No confundir con las lucecitas más cercanas al borde derecho que son provocadas por automóviles circulando por la carretera de acceso al Centro de Visitantes.)

En el OAT también hay una cámara de todo el cielo de la Red de la SMA que capturó a la misma hora la imagen de abajo, de 30 segundos de exposición, donde, aparte de los faros de los coches vistos ahora en el borde izquierdo, se señala con un círculo verde el mismo punto luminoso cercano al cuadrado de Pegaso:

¿Qué es eso?, ¿un OVNI?, ¿una explosión de súper nova?, ¿un asteroide que ha pasado muy cerca?, ¿un arma experimental y muy secreta del ejército de los EEUU?

Por fortuna podemos salir de dudas gracias a que disponemos de otras estaciones de observación. En este caso, registramos el fenómeno con la cámara CASANDRA-1 (BOOTES-1, IAA/CSIC/UHU), la cual, casi en el mismo sitio del cielo y a la misma hora obtuvo la imagen siguiente:

En esta imagen de mucha mayor resolución ya no se ve un punto, sino un trazo rectilíneo más brillante en el centro que en los extremos. Al estar BOOTES-1 a casi 200km del OAT, es posible usar sencillos cálculos trigonométricos cuyas conclusiones son que el objeto captado volaba a algo menos de 700Km de altura. Es decir, se trata de un vulgar satélite artificial de los miles que rondan alrededor de nuestro planeta.

¿Por qué es mucho más brillante visto desde el Torcal que desde BOOTES-1? Fácil. Los satélites, a menos que enciendan sus propulsores, brillan al reflejar la luz del Sol. Por eso es mucho más frecuente verlos poco después del atardecer o antes del amanecer. En esta ocasión, el reflejo iba dirigido casi directamente al OAT, pero pilló de refilón a BOOTES-1. ¿Y por qué aumenta y disminuye de brillo? Porque el satélite gira sobre sí mismo, tiene un movimiento de rotación. Así, hay un momento en que las partes del cacharro con más poder reflectante (suelen ser sus paneles solares) nos envían directamente la luz solar, pero un instante después ya no lo hacen en nuestra dirección al moverse el espejo.

Por cierto, aprovechamos para informar de que en 11 años de funcionamiento de nuestra Red de Seguimiento de Bólidos y Meteoros jamás hemos captado un platillo volante. ¿Será que no existen?

(La imagen de portada está tomada de Wikipedia y es de dominio público.)

 

A %d blogueros les gusta esto: